Posts Tagged ‘secreto’

Qué secreto esconde Michael

agosto 21, 2008

¿Quién es en verdad Michael Scofield? ¿De dónde sacó su inteligencia suprema? ¿Es una habilidad innata o alguien tuvo algo que ver para que así fuera?

El que nos aclaró un poco el panorama, es el productor de Prison Break, Zack Estrin, quien adelantó que: “Esta temporada conoceremos algo más sobre porque Michael Scofield es tan inteligente. Esto no es ciencia ficción, pero hay algo único ocurrido durante su infancia que explica porque Michael es capaz de hacer algunas de las cosas que él hace.”

¿Qué será? ¿La Compañía habrá tenido algo que ver en la infancia de Michael? Son muchos misterios que pronto se irán develando. La cuarta temporada está más cerca.

Anuncios

¿El secreto de la longevidad?

mayo 8, 2008

La clave para vivir una larga vida quizás no está en los genes, sino en el uso que les damos.

Durante mucho tiempo la ciencia ha estado buscando, sin demasiado éxito, al gen -o genes- que pudieran ser responsables de la longevidad del ser humano.

En un nuevo estudio sobre la salud de una de las personas más viejas del mundo -un español que murió recientemente a los 114 años- los científicos no lograron encontrar modificaciones genéticas que hubieran contribuido a esa larga vida.

Lo que sí encontraron, sin embargo, fue que el hombre -que gozó hasta la muerte de una excelente salud- vivió una vida sana en un clima templado, sin estrés, se alimentó con una dieta mediterránea, y mantuvo una actividad física con regularidad.

“Este hombre tenía dos hermanastros también de más de cien años”, dijo la profesora Susana Balcells, del Departamento de Genética de la Universidad de Barcelona, y una de las autoras del estudio.

“Era un caso muy llamativo y como genetistas quisimos investigador si había genes que hacían a esta familia longeva”, explica.

Salud ósea

Los investigadores, especializados en genética de la osteoporosis, basaron su estudio en la teoría de que la longevidad de esos individuos se debía a su buena salud ósea.

El hombre de 114 años tenía huesos en excelentes condiciones, su masa ósea era normal, no tenía curvaturas anómalas y nunca había sufrido una fractura.

“Sabemos que para mucha gente que llega a los 90 años, una fractura de cadera o fémur acelera su mortalidad”, afirma la doctora Balcells.

“Por eso decidimos abordar el estudio por ambos lados -agrega- tanto la densidad ósea de estos centenarios, como los factores genéticos que pudieran estar contribuyendo a esa vida larga”.

Hasta ahora, el único gen que se ha encontrado (en ratones) que se cree es responsable de una buena densidad ósea y por lo tanto buenos huesos, es el llamado gen KLOTHO.

“Estudiamos este gen en las muestras del hombre de 114 años, de su hermano de 101 años, de dos hijas de 81 y 77 años y de un sobrino de 85 años” explica Susana Balcells.

“Y no encontramos ninguna mutación ni nada que fuera espectacular o que, como genetistas, pudiéramos señalar como responsable de esa vida larga” agrega.

Tal como explican en Journal of Gerontology, (Revista de Gerontología)- los científicos tampoco encontraron mutaciones en el gen LRP5, que determina una masa ósea extremadamente alta.

Los “buenos” genes

Los científicos no descartan la posibilidad de que los miembros de esta familia puedan tener otras mutaciones genéticas -que hasta ahora no se conocen- que puedan explicar su longevidad.

“Cada vez están saliendo más estudios que descubren nuevos genes vinculados a la vida larga” dice la profesora Balcells.

“Por lo tanto seguimos investigando si estos centenarios pueden tener alguna variación genética que es la razón de su vida larga”, agrega.

Lo que sí se puede afirmar -expresa la investigadora- es el hecho de la excelente salud de todos los miembros de esta familia.

Y en particular la del hombre de 114 años que hasta que cumplió 102 años seguía utilizando bicicleta y cuidando el huerto familiar.

“Tenía además una excelente salud mental” dice la profesora Balcells.

“Yo hablé con él y conversamos de política, de los teléfonos móviles, de su historia, de cuando fue alcalde del pueblo”.

“Tenía un rango de memoria, una lucidez y un estado de ánimo que me impresionaron”, señala la investigadora.

“Y recuerdo que me dijo: “mira chica, me sabe mal tenerlo que reconocer, pero a mí no me duele nada””.

El hombre y su familia nacieron y viven en un pequeño pueblo de la isla de Menorca.

Tal como señalan los investigadores, esto no significa que la longevidad está en el medio ambiente, porque si así fuera, ese pueblo de Menorca estaría lleno de centenarios.

La clave de la larga vida, afirman los expertos, debe estar en una combinación de ambos factores.

“A la gente a veces le cuesta trabajo entender que podemos tener “buenos genes”, pero éstos dependerán del ambiente en que los hacemos jugar”, afirma la genetista.

“Así que sin duda esta familia de centenarios goza de una buena genética y claramente han vivido en un lugar ideal para sacar el mejor provecho de esos genes”, agrega Susana Balcells.

El secreto está en la comida

febrero 2, 2008

Los bebés alimentados con productos muy nutritivos tienen más posibilidades de tener un buen ingreso monetario cuando sean adultos, indica un estudio publicado la revista británica The Lancet.

Los investigadores basan sus conclusiones en el estudio de un grupo de hombres guatemaltecos desde su nacimiento hasta la edad de 30 años.

Los que fueron bien alimentados después de nacer ganaban casi un 50% más que los otros.

Según los expertos estos resultados pueden influir en cómo se distribuye la ayuda en países del mundo en desarrollo.

Asimismo, pueden influir en las políticas sociales para las personas de menos recursos en los países desarrollados.

“Vínculo directo”

Si bien está demostrado que los bebés de padres en mejor situación económica crecen más fuertes y más ricos que los vástagos de padres pobres, las razones que explican este fenómeno -tan evidente que casi no hace falta señalarlo- son complejas.

Los alimentos, la escolarización, el medioambiente económico y los servicios sociales que ofrece el gobierno, todos estos elementos tienen importancia.

Sin embargo, en este estudio a largo plazo de una pequeña población en Guatemala, la nutrición fue la única variable que se modificó.

Durante la década de los ’70, algunos de los bebés que tomaron parte en el estudio recibieron un suplemento alimenticio muy nutritivo mientras que otros recibieron uno menos nutritivo.

Cuando los investigadores regresaron 30 años más tarde para ver a estos bebés convertidos ahora en hombres, descubrieron que los que ingirieron el suplemento más nutritivo hasta la edad de 3 años ganaban casi el 50% más por hora que los otros hombres.

En el grupo de mujeres, en cambio, las diferencias no fueron tan significativas, quizás porque tenían menos opciones laborales a su disposición.

Pero The Lancet sostiene que estos resultados constituyen la primera evidencia directa del vínculo entre la nutrición en los primeros años de vida y los sueldos de una persona adulta, y que alimentar bien a los bebés puede impulsar el crecimiento económico.

El secreto de un caballo campeón

diciembre 19, 2007

La ciencia parece haber revelado el secreto de los grandes caballos ganadores de carreras.

Y la respuesta no está en su pedigrí, sino en la forma como son criados, entrenados y montados.Eso es lo que descubrieron científicos escoceses, que compararon los libros genealógicos, premios y ganancias de más de 4.000 caballos purasangre desde 1922.

Las carreras de caballos son un industria multimillonaria, y cada vez se usa más la información genética de los animales para optimizar los programas de crianza.

Hasta ahora se pensaba que para tener la mejor probabilidad de producir un potrillo ganador, el dueño de una yegua debía aparearla con un semental de alta calidad.

Se sabe, sin embargo, que para tener a los sementales de mejor reputación se deben pagar enormes cantidades de dinero.

Ganancias

Ahora, el estudio publicado en la revista especializada Biology Letters que fue llevado a cabo en el Instituto de Biología Evolutiva de la Universidad de Edimburgo, Escocia, pone en duda esta estrategia.

Los investigadores afirman que sólo 10% de las ganancias de un caballo a lo largo de su vida pueden atribuirse a su pedigrí.

Y las sumas millonarias que los criadores están dispuestos a pagar por los mejores sementales no garantizan la mejor calidad genética del animal.

“Hasta el día de hoy el hombre no ha sabido “fabricar” un caballo de carreras” dijo  Jorge Lisandro Montiel, profesor de equitación y experto en cría de caballos basado en España.

“Son muchos los factores que influyen para que un caballo corra y sin ninguna duda se necesita un cóctel de genética, entrenamiento y crianza”, afirma.

Los científicos utilizaron las ganancias en dinero que los purasangre habían obtenido a lo largo de su vida, como medida de su éxito.

Encontraron que aunque existían variedades genéticas en la calidad de los purasangre, éstas no se reflejaban en el precio de la monta del semental.

Según los científicos aunque encontraron en el estudio caballos con muy buenos genes, éstos no necesariamente eran los que habían pagado más por los mejores sementales.

Y tampoco eran los que ganaron más dinero y premios a lo largo de su vida.

Ambiente

La explicación, dicen los investigadores, parece ser que aquellos criadores que pueden pagar los precios de monta más altos, también pueden pagar por los mejores entrenadores para sus caballos.

“Sin ninguna duda es así, afirma Jorge Montiel, ya que los mejores entrenadores, con las carreras que van ganando, también se van clasificando para estar entre los primeros del mundo”.

“Y consecuentemente a ellos les van llegando los mejores potrillos y así también van ganando su handicap personal”, agrega.

Los científicos encontraron que el factor más importante es el ambiente del animal; es decir, la forma como son entrenados, la elección de las carreras en que compiten y los jinetes que los montan.

Según profesor Montiel “creo que se desconoce prácticamente el 90% de un caballo”.

“Principalmente nos falta estudiar mucho más sobre las motivaciones mentales de un caballo en una carrera”.

Según el experto, hoy en día se sigue corriendo y entrenando caballos de la misma manera como se hacía siglos atrás.

“Sin ninguna duda -dice- la carga genética influye en gran parte, pero no lo es todo, porque si lo fuera, sería muy fácil repetir al padre y la madre para producir caballos corredores”.

“Un ejemplo es Bayakoa, (una yegua argentina), que costó sólo US$400.000 dólares y fue una de las yeguas más ganadoras que han existido”.

“Así que cuando se cría un caballo de carreras, dos más dos nunca son cuatro”, agrega el experto.

“Y los que pagan miles y miles por un semental seguirán pagando miles y miles, pero nunca podrán comprar a un caballo ganador”.