Posts Tagged ‘La Vida Entera’

La Vida Entera

noviembre 10, 2008
Programa. La Vida Entera
  Horario.  
  Proxima Transmisión. Muy Pronto

Anuncios

Jorge Reyes y su personaje en “La Vida Entera”

noviembre 4, 2008

“Me fui a Miami por seguridad”
“No soy de esas personas que andan expresando sus preferencias políticas. No quiero tener problemas con nadie”
Sin miedo al qué dirán, Jorge Reyes reconoce que se mudó a Miami por la inseguridad que se vive en Caracas. Pero cumplir el sueño de protagonizar una telenovela de Leonardo Padrón lo hizo regresar a la capital venezolana, al menos temporalmente. En La vida entera, producción que Venevisión estrena el 12 de noviembre, el actor interpreta el personaje de Salvador, un periodista corresponsal extrovertido, simpático y emprendedor que se enamora de Kotufa (Anastasia Mazzone).

-El periodismo ha sido cuestionado en los últimos años…

-El periodismo es una profesión hermosísima, y también se puede decir que peligrosa. Muchas veces por dar las noticias, los periodistas ponen en riesgo su propia vida. Me parece que hay que tener vocación para hacerlo. Es una profesión difícil y hay que amarla mucho para practicarla.

-Como actor, ¿qué tan difícil es que su vida privada muchas veces sea del dominio del público?

-Me parece chimbo. El periodista debe hablar con base y esta es una de las enseñanzas de Salvador, mi personaje. El periodista debe investigar, escudriñar la noticia antes de divulgarla. Si publicas algo que no es cierto, estás haciéndole daño a la gente. Yo creo que lo más sano que se debe hacer es contactar a la misma persona y preguntarle, investigar y tener una buena fuente antes de divulgar cosas que no son ciertas. Eso está fuera de la profesión.

¿Ha sido víctima de una información falsa?

-En estos días salió una noticia que hablaba de mí y decía algo más o menos así: “No lo pudimos contactar, pero Jorge Reyes no se casó porque su mujer lo botó y le fue infiel”. ¿Por qué dicen eso? ¿Por qué no van directamente a la persona y preguntan? Mi esposa está en estado, se sintió mal. El médico le mandó reposo, le prohibió bailar y suspendimos la boda. Pero la vamos a hacer después, cuando ella esté mejor. Eso es todo. ¿Por qué tienen que incomodar a la gente? De un tiempo para acá, simplemente no hablo de mi vida privada.

-¿Por qué decidió mudarse a Miami?

-Por la seguridad de allá. Caracas es una ciudad muy insegura y prácticamente cada vez que uno sale a la calle, sale con miedo. Pero mi país es mi país y yo amo a Venezuela. Lo que pasa también es que Miami es un buen punto para el trabajo y te da roce internacional.

-¿La inseguridad de Caracas lo ha afectado directamente?

-Yo creo que todos los venezolanos hemos tenido problemas con la inseguridad. A cualquier venezolano que tú le preguntes si lo han robado o si ha pasado algún susto, te va a decir que sí. Todo el mundo tiene un cuento: los amigos, los vecinos, los familiares y uno va agarrando paranoia y hasta miedo.

-Protagonizó en la Villa del Cine, ¿no teme que lo cataloguen como chavista? Miranda

-Se decía que Miranda iba a ser una cuestión chavista total. Pero Miranda es una historia sacada de los diarios del mismo Miranda. Con respecto a lo político, nada que ver, todos los actores que llegaron ahí lo hicieron por casting. Creo que así se hacen los trabajos serios: por el talento y no por tu preferencia política.

-¿Es de los actores que prefiere mantenerse al margen de la política?

-A mí no me gusta enredarme en la política. No soy de esas personas que andan expresando sus preferencias políticas. No quiero tener problemas con nadie. Yo prefiero estar neutro: trabajar, hacer lo mejor posible, y me evito problemas con cualquier bando. En Venezuela estamos como en una guerra política y hay odio. Yo no quiero entrar en ese odio. Yo hago mi trabajo para toda Venezuela, para todo el mundo.

Carlos Montilla nos habla de la nueva de Venevisión “La Vida Entera”

noviembre 4, 2008

“No sé si soñar con un Oscar. Yo sueño con hacer películas y poderme manifestar”

Carlos Montilla interpreta el personaje de Cristóbal en “La vida entera” (Oswer Díaz Mireles)
Ha tocado una y otra vez las puertas de Hollywood… y nada. Pero Carlos Montilla siente que apenas está comenzando a intentarlo. Desde hace un año se mudó a Los Ángeles y en ese tiempo ha asistido a sólo tres audiciones, pero para no quedarse de brazos cruzados también se ha preparado como guionista.

En eso estaba cuando fue llamado por Leonardo Padrón para formar parte del elenco de su nueva telenovela: “La vida entera”, que Venevisión estrena el 12 de noviembre. Allí le toca interpretar el personaje de Cristóbal, quien está casado con “Titina” (Crisol Carabal) y se enamora de “Kotufa” (Anastasia Mazzone).

-Parece ser uno de los actores fetiches de Leonardo Padrón…

-No sé. Él tiene varios actores con los que siempre le gusta trabajar y yo me siento afortunado en ser uno de ellos. Hace tiempo había conversado con Leonardo para este proyecto y yo también quería volver trabajar con él porque la experiencia en Ciudad bendita fue extraordinaria.

-¿Alguna vez se le ha cruzado por la cabeza decir: “¡No más telenovelas”!?

-¡Claro! Si yo pudiera vivir como vivo sin hacer telenovelas, habría dejado de hacer telenovelas ya un tiempo atrás. Las telenovelas han sido mi manera de proyectarme como actor y he sido conocido en el mundo por ellas. No tengo nada malo que decir de las telenovelas, pero llega un momento que de hacer tantas tú te cansas un poco. Uno ya está preparado como para hacer teatro y para hacer cine, que es mi verdadera pasión. No lo que generalmente se plantea en las historias de telenovelas. Sin embargo, Leonardo (Padrón) es tan coloquial, tan real, que no me siento como en estas telenovelas posadas, diciendo cosas que uno en realidad no diría.

-¿Qué dice de ir y venir de Los Ángeles? ¿Eso no lo cansa?

-Seguiré yendo y viniendo. Las veces que he ido he estado por muy poco tiempo. La primera vez que fui, fue hace como 12 años y me quedé un año. Perdí los primeros seis meses, consiguiendo la residencia, el permiso para trabajar, una agencia. Después hice “El Centinela” y un par de películas independientes. Después me vine supuestamente a hacer una telenovela y me quedé haciendo como cinco. Muchos años después regresé y sólo estuve tres meses. Hice una película que se llama Hollywood Familia que lamentablemente todavía no ha sido estrenada, la dirige Frank Aragón. Mi personaje llega a la vida de una familia latina y en dos noches le cambia su destino. Pero hace un año me fui con la firme intención de quedarme allá y he estado solamente en tres audiciones.

-¿Vale la pena insistir tanto para entrar en Hollywood?

-Yo siento que apenas estoy comenzando esa insistencia. He estado sólo tres veces allá. No me siento cansado de intentarlo. Al contrario, pienso que ahora es cuando va a empezar mi verdadera carrera allá. No he perdido mi tiempo en Los Ángeles. Estuve preparándome como guionista y haciendo talleres de actuación. Estoy escribiendo mi propio guión. Espero tenerlo listo en tres meses. Puedo hacer la película en Venezuela o en Los Ángeles, depende del financiamiento que consiga. Yo lo estoy haciendo en inglés y al mismo tiempo proyectándola en español. Son personajes universales. Pero no te puedo contar de qué trata mi historia.

-¿Qué siente que le hace falta a los actores venezolanos para conquistar Hollywood?

-Preparación y mucha perseverancia. También ser arriesgados, porque irse a empezar de cero no es fácil. Además tienes que tener esa cosa que llaman suerte. La suerte es como de una luz que está cayendo del cielo y tú puedes caminar hasta donde está y poder entrar en ella en el momento justo. No es una cosa sencilla, pero tampoco es imposible.

-Uno supone que es de los que sueña con un Oscar…

-No sé si soñar con un Oscar. Yo sueño con poder hacer películas y poderme manifestar. Un artista necesita proyectarse y hablar a través de sus personajes y eso es lo que a mí me gustaría hacer: sentarme en una sala de cine y ver mi trabajo y sentir que la gente se lo cree, que vive a través de esos personajes y se emociona. Si eso significa que, de repente, más adelante, tenga la suerte de ser galardonado con un Oscar, eso es extra. Sería maravilloso. Pero mi búsqueda es esa: llegarle a la gente como actor con cosas que tengan un significado importante.

-¿Por qué no apostar al cine venezolano?

-A pesar de haber hecho cinco películas, yo siento que he tenido mala suerte con el cine venezolano. Generalmente, cuando me ofrecen algo, estoy en medio de una telenovela y no ha sido posible. En otras oportunidades, simplemente no piensan en mí. Hay películas venezolanas que tienen todo el mérito del mundo. Por supuesto que también me encantaría hacer películas acá.

-¿Qué películas venezolanas ha visto recientemente?

-Acabo de ver Miranda. A mí Luis Alberto Lamata siempre me ha parecido uno de nuestros grandes directores. Es historiador y sabe tratar ese tipo de historias. Vi Elipsis y también me gustó su propuesta visual. El solo hecho de que no toque el tema recurrente del cine venezolano, el malandro y la corrupción, ya es algo positivo. Y no tengo nada en contra de las personas que se embarcan en esos proyectos. Pero yo soy de los que haría otro tipo de historias.

-¿Un actor debe hablar de política?

-Un artista en circunstancias normales, en un país donde no haya tanta polarización, no debería meterse en política. Sin embargo, nuestra realidad nos obliga a tomar posición, nos obliga enfrentarnos a una realidad que a mí particularmente no me gusta.

Entrevista a Leonardo Padrón, escritor de “La Vida Entera”

octubre 29, 2008

La producción dramática, adelanta, se desarrolla en una revista femenina donde Jorge Reyes interpretará a un exitoso empresario y Anastasia Mazzone se mete en la piel de Kotufa, una joven periodista que tendrá que lidiar con más de un problema. Y aunque desde hace años mantiene una relación amorosa con Mazzone -todos lo saben-, el escritor jura que todos los personajes tendrán la misma importancia dentro de la trama.

Anastasia es su pareja. ¿Cómo hará para no descuidar a los demás personajes?

-En mis telenovelas la protagonista suele ser la trama, y no precisamente un personaje que tenga, por convenciones del género, el rostro de protagonista. En mis telenovelas todo el mundo vive su cuarto de hora de resonancia. Mi propio estilo de contar historias me vacuna contra eso.

-¿Qué puede adelantar entonces acerca de los personajes de ?La vida entera

-Me gusta más contar personajes que contar historias. Cuando cuentas un personaje, cuentas una vida entera y por ahí enlazas una de las razones del título. También me gusta retar a los actores a cambiar el registro con respecto a su trabajo anterior. Creo que la gente se va a sorprender al ver a Gledys Ibarra fuera del barrio, a Carlos Cruz y a Marisa Román con personajes característicos. A Gustavo Rodríguez, por ejemplo, le estoy tratando de ofrecer un personaje que le recuerde al país el monstruo de la actuación que todos sabemos que es. También estoy gratificado por haber logrado convocar a gente del teatro como Basilio Álvarez, Héctor Manrique y Mariaca Semprum.

-Se ha dicho que, como vuelve a reflexionar sobre la belleza. Ciudad bendita

-La historia no es acerca de la belleza en sí, sino que la belleza es un contexto, una manera de hablar del país en metáforas. Quiero hablar básicamente de la condición humana y de los laberintos de los diferentes que se aman, de los estigmas que nos persiguen culturalmente, esos estereotipos que terminan rotulando a la gente, donde ser bella puede ser sinónimo de ser tonta, ser solitario puede ser sinónimo de ser un fracasado.

-Al desarrollarse la historia en una revista ¿No teme que comparen con ? La vida enteraBetty la Fea

Betty la Fea, la original de Fernando Gaitán, hablaba de moda. No tiene que ver con una revista. La que hicieron en Estados Unidos, Ugly Betty, la pusieron en una revista pero hasta donde yo vi, no hicieron mayor énfasis sobre la vida secreta de las revistas. En todo caso, tampoco se trata de ganarse la bandera de la originalidad a juro. Uno no debe andar ni postulando revolucionar el género ni mucho menos, uno debe tener una ambición más modesta: tener espectadores y punto.

-Dice que habla de estigmas ¿Se ha sentido estigmatizado? La vida entera

-Esa pregunta me pone a pensar. Mucha gente me llama poeta porque escribo poesía. Pero al decir que uno es un escritor de telenovelas, las telenovelas están estigmatizadas. El mundo intelectual las ha estigmatizado, lo que muestra desconocimiento de su naturaleza y de la exigencia intelectual que entraña escribir una telenovela porque uno está estructurando una narrativa que implica todo un sentido de la pertinencia y de la coherencia.

-¿Es cierto que prepara para televisión? Los Imposibles

-Estoy trabajando durísimo y grabando cada vez más imposibles. Lo vamos a estrenar el año que viene y la verdad está quedando muy bien. Algunos de los invitados son Fito Páez y Carmen Maura.