Posts Tagged ‘interpreta’

“María Antonieta Duque” interpreta un personaje con sentido social

noviembre 4, 2008

“Soy un ejemplo de que se puede salir de los estereotipos”

La reacción en la calle la ha sorprendido. No ha sido una, sino varias las ocasiones en las que la han parado mientras camina por el pasillo de un centro comercial. No se acercan para piropear su delgada silueta, ni para alabar su imagen. Es algo más. Quieren que ella las escuche. Han vivido de cerca o conocen a alguien víctima de la violencia doméstica. Son personas que se sienten identificadas con Tamara, el personaje que María Antonieta Duque interpreta en la novela de Venevisión ¿Vieja yo?, una mujer que es maltratada, tanto física como verbalmente, por su marido. “Gracias. No podíamos hablar porque teníamos miedo, pero tú, con tu papel, nos has inspirado”, le han dicho. La actriz, conmovida, asegura que lo que más desea es abrazarlas y decirles que no están solas, debido a que es un drama real que muchas veces se vive en silencio. “El mensaje que queremos transmitir en el dramático es que busquen ayuda, que no se queden calladas. Nunca es tarde”, señala Duque. Otras mujeres, sin embargo, le han hecho comentarios más duros. Le critican que Tamara tenga una actitud blanda, que no se defienda ante los golpes psicológicos de su esposo Frank, que es interpretado por el actor Rolando Padilla. “No te soporto. No te dejes. ¿Hasta cuándo?”, le gritan. Duque les responde que todo vendrá a su momento. “Lamentablemente, ésa es la realidad que viven muchas mujeres”, dice la actriz. El personaje le ha dado un vuelco a su vida. Si bien antes había colaborado en distintas fundaciones, los actos violentos contra la mujer han sensibilizado a Duque. Ahora quiere participar o hacer algo más allá de lo que se puede ver en una pantalla de televisión. Es parte de su madurez, de la nueva etapa que vive como actriz, alejada de su estereotipada imagen de sex symbol que lució en el programa Bienvenidos. “Estoy disfrutando mucho el aprendizaje. Hay días en los que me deprimo mucho. Cada vez que hago escenas fuertes he sentido que me afecta. Cuando lloro, lo hago de verdad, me meto mucho en la vida de Tamara”, relata.

-¿Cómo hace catarsis después de las escenas?
-Es difícil. Sé que eso no es bueno porque te carga, pero como quiero que el mensaje llegue, no me importa pasar por ese período que puede mantenerse durante 1 o 2 horas. Después, trato de conectarme con cosas bonitas. Llamo a mi familia, salgo a pasear, río. Es difícil desligarme 100% porque conozco gente que está pasando por esa situación. La hermana de una amiga es una de ellas: su esposo es un policía y la amenaza. Una de mis metas es ayudarla. Por algo creo que estoy en este papel.

-¿Ha vivido un episodio de violencia doméstica?

-Gracias a Dios nunca me ha pasado. Hay varios tipos de maltrato. A lo mejor alguna vez tuve alguna pareja que me celaba. Son cosas que no ayudan y que afectan. Me decía: “Para qué te vas a arreglar. No te pintes el pelo, no te maquilles”. Cuando uno está enamorado no ve esas cosas. Me di cuenta de que eso no era lo que quería. También todo depende del hogar que provengas. Mis padres tienen 39 años de casados, allí hay mucho amor y cariño. Si ves en una relación algo raro, debes estar alerta y decir no. Uno tiene que quererse, darse cuenta de que no es una sola mujer la que pasa por esto, sino que hay miles en el mundo.

-En el medio en el que trabaja, ¿se ha sentido cuestionada?

-Sí, muchas veces. Empecé en un espacio donde tenía que verme espectacular. Estar siempre en buenas condiciones. A pesar de que me cuido, puedo tener un poco de celulitis o no sentirme bien un día. A veces, cuando iba a la playa me desnudaban con la mirada para ver si era perfecta. La gente no se da cuenta de que el físico no es todo, sino también las cosas que uno pueda demostrar.

-¿Cómo ve la vida ahora, luego de 16 años trabajando en la televisión?

-Cuando empecé tenía 21 años de edad. Le demostré a mi familia que aunque me podían ofrecer lo que quisiera, nadie me iba a obligar a hacer algo que no deseaba. Siento que me ha costado. Pasaron muchos años para llegar a la etapa que vivo ahora, más consolidada, relajada. Disfruto los personajes. No me muero por ser la protagonista. He aprendido que eso no hace falta. Estoy en una fase de crecer profesionalmente. Estoy en el comienzo de donde quería estar. Hay una parte bonita de la comedia de Bienvenidos, pero no tenía nada que ver conmigo. El espacio me dio la oportunidad de viajar por muchos países. Me quedó una familia. Estuve en una relación amorosa que terminó en buenos términos. Quienes me conocen saben que no soy ninguna sex symbol. Estaba haciendo un personaje. Ahora soy yo. Los canales a veces encasillan. Yo soy un ejemplo de que se puede salir de los estereotipos. Porque trabajé en un programa cómico y salía en bikini, no significa que no puedo hacer buenos personajes. Por eso, este año ha sido importante para mí profesionalmente. Aunque me quedan muchas cosas por hacer.

Bendiciones

La vida que cambió a partir de Matilde
“La escritora “Mónica Montañés” es genial. Ella cree mucho en mí. Me dio mi gran oportunidad con el personaje de “Matilde” en la telenovela Voltea pa’ que te enamores. Originalmente, el papel no era para mí. Yo iba a interpretar a Pascuita, pero se lo dieron luego a la actriz Sonia Villamizar. Cuando me enteré, lloré mucho, me dio rabia. Me dijeron que no me angustiara que vendría otro. Cuando leí el guión, las escenas de “Matilde”, una mujer de su casa y con morochos, inmediatamente visualicé que ése era mi gran reto. Viví una montaña rusa de emociones. Del llanto pasé a la risa. Antes de mí, el personaje lo iba a ser Mónica Pasqualotto. Ella se negó porque iba a interpretar a una madre. Ahora, cada vez que me la encuentro, me dice que se arrepiente de no haberlo aceptado. Yo se lo agradezco porque fue una bendición en mi carrera”. …”Cuando estuve en Voltea pa´que te enamores decidí cambiar mi imagen. Me teñí el cabello, lo oscurecí. Mucha gente no me reconoció al principio. Me puse mi color natural. Estoy más que feliz con la decisión. Si hubiese sabido que me sentía tan bien así, lo hubiera hecho hace mucho tiempo. Como rubia viví otra etapa más sexy. Lo disfruté, pero no creo que vuelva atrás. En ese dramático me atreví a quitarme el maquillaje, a salir con moñitos, con mono. Al natural. Fue otra cosa. “Matilde” fue un papel muy significativo para mí. Me abrió las puertas para muchas cosas”.

Anuncios

Erika Santiago interpreta a “Esperanza” en ¿Vieja Yo?

octubre 24, 2008

“El primer paso para lograr los sueños es arriesgarse” expresó la joven actriz a propósito de su nuevo reto actoral en la telenovela estelar de Venevisión ¿Vieja Yo?
 
 
La actriz Erika Santiago, quien hiciera su incursión en la pantalla chica  de la mano de  la serie juvenil “Con Toda el Alma”, que transmitió Venevisión,  y  desarrolló la impecable interpretación de  una madre adolescente en la telenovela “Voltea Pa’ que te Enamores”,  asume con profesionalismo y entrega su rol de “Esperanza”, en la obra dramática estelar “¿Vieja Yo?”. Como una joven que vino desde Río Chico   a Caracas, para buscar una nueva vida. En la trama se desempeña   en la tienda “El Caimán Feliz”,  disfrazada de una simpática “Caimancita”, para dar la bienvenida a  los clientes.
 
 ¿Cómo te sientes a tu regreso a la pantalla?
 
Me siento feliz por tener la oportunidad de regresar a Venevisión,  para mi es un orgullo hacerlo  en una telenovela  de Mónica Montañés, que es una gran escritora. Mi primer personaje ‘Yuraima’  de “Voltea Pa’ Que Te Enamores”,  es creación de ella.
 
¿Qué actividades desarrollaste mientras estabas fuera de los sets de grabación?
 
Estudié actuación con el profesor Hector Manrique; cuando tengo un tiempo disponible,  me preocupo por prepararme, estudiar.
 
¿Te gustaría incursionar en otra faceta del mundo del arte y el espectáculo?
 
Me encanta escribir, me dedico a ello en mi casa, tengo ideas para obras de teatro, pero por ahora estoy dedicada a la actuación. Soy  Técnico Superior Universitario  en Publicidad.  Pero estoy clara  en  que  la actuación es lo que más  me gusta.  No me niego a probar y experimentar  en otras facetas,  siempre y cuando  obtenga  una enseñanza, en este sentido me agradaría incursionar en la radio como locutora.
 
¿Qué mensaje llevas con tu rol de   “Esperanza”, a la teleaudiencia?
 
Mucha gente se va a ver identificada con el personaje. Esperanza  les mostrará que el primer paso para lograr los sueños es arriesgarse, por eso se viene a Caracas a trabajar por lo que quiere. Les enseñará  que vivan el día a día, que se enamoren, que luchen por sus metas.
 
¿Y qué nos puedes adelantar  de tu vida sentimental?
 
En este momento no tengo novio, estoy  enamorada totalmente de mi personaje, muy  concentrada en mi trabajo. No voy a negar que hay una persona cerca,  pero nos estamos conociendo.

Elaiza Gil interpreta a Ixora en ¿Vieja Yo?

octubre 7, 2008

“HE  APRENDIDO  A SEPARAR EL TRABAJO DE MI VIDA PERSONAL” comento la joven actriz.
En esta producción la actriz personifica a “Ixora”,  como una  encargada del departamento de  ropa íntima, en la tienda “El Caimán Feliz”, y además es la orgullosa amante de “Justo” (“Jean Carlo Simancas”), pero su visión de la relación con el esposo de “Margot” (“Mimí Lazo”)  está un poco distorsionada. Puesto que ella se ve casada de velo y corona con él, viviendo en su casita con un bello jardín,  en el que jugarán sus hijos. “Ixorita” piensa que “Justo” la ama tanto como ella a él, pero será el tiempo el encargado de demostrar si  esta pareja clandestina  concretará una vida juntos o no.
 
 
– ¿Cuéntanos  sobre  la  personalidad de “Ixora”?
 
– Estoy súper feliz por volver a trabajar con Mónica Montañés. Leo las escenas y no quiero parar, sobre todo porque vengo de hacer dos novelas en las que   había llorado muchísimo, y en esta oportunidad estoy haciendo comedia, lo que   es muy  divertido. ‘Ixora’ es la amante de “Justo” (“Jean Carlo Simancas”). Es la típica amante que sueña con que el hombre va  a dejar a su mujer y vive planeando su vida al lado de él, con su casa, perrito, y todo, ese es su gran sueño.
 
– ¿Por qué crees que  “Ixora” se involucra con un hombre casado?
 
– Quizá ella tiene una carencia paterna por allí fuerte;  es frágil, cuando hago las escenas digo ‘que tonta, cómo puede pensar así’. Pero tampoco  es que lo sea así en extremo, y es mucho más inteligente de lo que muchas personas pueden creer;  aunque su apariencia, y su actitud es de niña que no rompe un plato,  ella ve a ‘Justo’ como el hombre ideal y el hombre la trata perfecto. ‘Ixorita’,  es la reina de ‘Justo’ y es muy cómico porque viven  robándose momentos para estar juntos,  y ella de alguna manera le despierta a ‘Justo’ ese lado juvenil. El le dice ‘mi gatica Ixora’ y ella ‘mi tigre’,
 
 
– ¿Crees que Ixora esté buscando una figura paterna en “Justo”?
 
– Sí, porque ella lo ve como su héroe, le tiene una gran admiración, y eso puede confundirse con ese lado paternal.  Entonces yo creo que ella está tratando de buscar en su novio a su padre. Esperemos que  le llegue un novio contemporáneo y que le  abra los ojos, porque ella está completamente enamorada de ‘Justo’.
 
– ¿Qué le puedes aconsejar a “Ixora”?
 
– Que se de la oportunidad de enamorarse de alguien más contemporáneo con ella, que deje de estar inventado una historia de un hogar que de repente no se va a concretar, que se quiera un poquito más. Todo el mundo le dice que es bellísima, que es un mujerón,  que tiene a todo el mundo levantado en  su trabajo,  pero ella se empeña con  el hombre que está casado.
 
– ¿Te  preparaste para este personaje, en especial? ¿Te inspiraste en alguien?
 
– No, “Ixora” es un personaje que está servido. Yo me centré en darle al personaje un cambio en lo exterior, me pinté y corté el cabello, me pareció que el cabello tan oscuro no estaba acorde con ‘Ixora’. Hice dieta y ejercicios, la vestimenta de Ixora también se ajustó con su personalidad. Ella vive con una falditas cortitas, mostrando sus atributos físicos porque está orgullosa de ellos y cada vez que ‘Justo’ la ve,  ese hombre se derrite por ella.
 
– ¿Qué representa “Marta” (Sonia Villamizar) en la vida de “Ixora”, porque ella está inmersa en una situación similar pero con más experiencia en la materia?
 
‘Marta’ es la parte racional de ‘Ixora’, ella siempre la  llama a Tierra, obviamente porque es su  hermana y la quiere muchísimo. Por otro lado ha sido una experiencia maravillosa trabajar con “Sonia Villamizar”,  y estamos súper contentas,  la verdad.

“A  LA NOVELA NO LE HACE FALTA NADA”
           
“Elaiza Gil” se siente  muy satisfecha por tener la oportunidad de trabajar al lado de dos grandes figuras de la pantalla nacional, como lo son “Mimí Lazo” y “Jean Carlo Simancas”, de quienes asegura aprende cada día.
 
 
– ¿Qué atributos le ves a la historia de Mónica Montañés?
 
– Yo estoy enamorada de esta telenovela. La gente está pidiendo dramáticos de este tipo, porque llega a su casa cargada del estrés de todos los días y quiere una novela que  entretenga;  y considero que ¿Vieja Yo? , contribuye a liberarnos del estrés. Además del hecho  de mostrar  que la mujer se comienza a valorar, como es el caso de ‘Margot’ (“Mimí Lazo”). La novela es un combo, está completita y no le falta nada.
 
– ¿Cómo te sientes al compartir escenas con Mimí Lazo  y con Jean Carlo Simancas?
 
– En la novela se me presentan escenas,  una más divertida que la otra con Mimí, eso me tiene muy contenta. Y en “Jean Carlo Simancas” he conseguido a un gran compañero. Al principio estaba con un poco de susto y expectativa ante el hecho de que iba a trabajar junto a él,  que tiene una gran trayectoria. Jean Carlos y yo hemos inventado  palabras para nuestros personajes muy divertidas. 
 
Vienes de interpretar personajes con una carga emocional muy fuerte, ¿de qué manera han influido en ti estos roles?
 
–  Principalmente han influido de una manera profesional, sobre todo “Mialma” de ‘Ciudad Bendita’, porque fueron personajes intensos. Estos roles representaron un reto en mi carrera y me siento orgullosa de haberlos trabajado con la mayor entrega posible. Con ellos aprendí a separar el trabajo de mi vida personal, porque cuando realizaba escenas fuertes, en las que debía llorar mucho,  me iba a mi casa llorando, emocionalmente mal, pero aprendí que  ese estado anímico no debe traspasar el estudio de grabación.