Posts Tagged ‘Carlos Montilla’

Carlos Montilla nos habla de la nueva de Venevisión “La Vida Entera”

noviembre 4, 2008

“No sé si soñar con un Oscar. Yo sueño con hacer películas y poderme manifestar”

Carlos Montilla interpreta el personaje de Cristóbal en “La vida entera” (Oswer Díaz Mireles)
Ha tocado una y otra vez las puertas de Hollywood… y nada. Pero Carlos Montilla siente que apenas está comenzando a intentarlo. Desde hace un año se mudó a Los Ángeles y en ese tiempo ha asistido a sólo tres audiciones, pero para no quedarse de brazos cruzados también se ha preparado como guionista.

En eso estaba cuando fue llamado por Leonardo Padrón para formar parte del elenco de su nueva telenovela: “La vida entera”, que Venevisión estrena el 12 de noviembre. Allí le toca interpretar el personaje de Cristóbal, quien está casado con “Titina” (Crisol Carabal) y se enamora de “Kotufa” (Anastasia Mazzone).

-Parece ser uno de los actores fetiches de Leonardo Padrón…

-No sé. Él tiene varios actores con los que siempre le gusta trabajar y yo me siento afortunado en ser uno de ellos. Hace tiempo había conversado con Leonardo para este proyecto y yo también quería volver trabajar con él porque la experiencia en Ciudad bendita fue extraordinaria.

-¿Alguna vez se le ha cruzado por la cabeza decir: “¡No más telenovelas”!?

-¡Claro! Si yo pudiera vivir como vivo sin hacer telenovelas, habría dejado de hacer telenovelas ya un tiempo atrás. Las telenovelas han sido mi manera de proyectarme como actor y he sido conocido en el mundo por ellas. No tengo nada malo que decir de las telenovelas, pero llega un momento que de hacer tantas tú te cansas un poco. Uno ya está preparado como para hacer teatro y para hacer cine, que es mi verdadera pasión. No lo que generalmente se plantea en las historias de telenovelas. Sin embargo, Leonardo (Padrón) es tan coloquial, tan real, que no me siento como en estas telenovelas posadas, diciendo cosas que uno en realidad no diría.

-¿Qué dice de ir y venir de Los Ángeles? ¿Eso no lo cansa?

-Seguiré yendo y viniendo. Las veces que he ido he estado por muy poco tiempo. La primera vez que fui, fue hace como 12 años y me quedé un año. Perdí los primeros seis meses, consiguiendo la residencia, el permiso para trabajar, una agencia. Después hice “El Centinela” y un par de películas independientes. Después me vine supuestamente a hacer una telenovela y me quedé haciendo como cinco. Muchos años después regresé y sólo estuve tres meses. Hice una película que se llama Hollywood Familia que lamentablemente todavía no ha sido estrenada, la dirige Frank Aragón. Mi personaje llega a la vida de una familia latina y en dos noches le cambia su destino. Pero hace un año me fui con la firme intención de quedarme allá y he estado solamente en tres audiciones.

-¿Vale la pena insistir tanto para entrar en Hollywood?

-Yo siento que apenas estoy comenzando esa insistencia. He estado sólo tres veces allá. No me siento cansado de intentarlo. Al contrario, pienso que ahora es cuando va a empezar mi verdadera carrera allá. No he perdido mi tiempo en Los Ángeles. Estuve preparándome como guionista y haciendo talleres de actuación. Estoy escribiendo mi propio guión. Espero tenerlo listo en tres meses. Puedo hacer la película en Venezuela o en Los Ángeles, depende del financiamiento que consiga. Yo lo estoy haciendo en inglés y al mismo tiempo proyectándola en español. Son personajes universales. Pero no te puedo contar de qué trata mi historia.

-¿Qué siente que le hace falta a los actores venezolanos para conquistar Hollywood?

-Preparación y mucha perseverancia. También ser arriesgados, porque irse a empezar de cero no es fácil. Además tienes que tener esa cosa que llaman suerte. La suerte es como de una luz que está cayendo del cielo y tú puedes caminar hasta donde está y poder entrar en ella en el momento justo. No es una cosa sencilla, pero tampoco es imposible.

-Uno supone que es de los que sueña con un Oscar…

-No sé si soñar con un Oscar. Yo sueño con poder hacer películas y poderme manifestar. Un artista necesita proyectarse y hablar a través de sus personajes y eso es lo que a mí me gustaría hacer: sentarme en una sala de cine y ver mi trabajo y sentir que la gente se lo cree, que vive a través de esos personajes y se emociona. Si eso significa que, de repente, más adelante, tenga la suerte de ser galardonado con un Oscar, eso es extra. Sería maravilloso. Pero mi búsqueda es esa: llegarle a la gente como actor con cosas que tengan un significado importante.

-¿Por qué no apostar al cine venezolano?

-A pesar de haber hecho cinco películas, yo siento que he tenido mala suerte con el cine venezolano. Generalmente, cuando me ofrecen algo, estoy en medio de una telenovela y no ha sido posible. En otras oportunidades, simplemente no piensan en mí. Hay películas venezolanas que tienen todo el mérito del mundo. Por supuesto que también me encantaría hacer películas acá.

-¿Qué películas venezolanas ha visto recientemente?

-Acabo de ver Miranda. A mí Luis Alberto Lamata siempre me ha parecido uno de nuestros grandes directores. Es historiador y sabe tratar ese tipo de historias. Vi Elipsis y también me gustó su propuesta visual. El solo hecho de que no toque el tema recurrente del cine venezolano, el malandro y la corrupción, ya es algo positivo. Y no tengo nada en contra de las personas que se embarcan en esos proyectos. Pero yo soy de los que haría otro tipo de historias.

-¿Un actor debe hablar de política?

-Un artista en circunstancias normales, en un país donde no haya tanta polarización, no debería meterse en política. Sin embargo, nuestra realidad nos obliga a tomar posición, nos obliga enfrentarnos a una realidad que a mí particularmente no me gusta.

Anuncios