Píldora-cámara para intestinos

Es del tamaño de una píldora y de hecho el paciente debe tragársela, pero se trata de una cámara capaz de diagnosticar trastornos del aparato digestivo.

La cámara-píldora, llamada PillCam, viaja hasta el intestino y desde la pared interna transmite imágenes a un receptor que el paciente lleva en el cinturón.

Posteriormente el médico puede analizar la información e identificar trastornos intestinales como hemorragias y quistes.

El aparato, sin embargo, no había podido usarse para analizar el esófago y el estómago, porque su viaje a través de éstos era demasiado rápido para poder tomar fotografías.

Los pacientes, por lo tanto, deberían someterse a un análisis con un grueso endoscopio.

Pero ahora, los investigadores del Instituto Fraunhofer de Ingeniería Biomédica en Alemania, lograron crear un control que permite mover la cámara a través del aparato digestivo para tomar imágenes desde el esófago y el estómago.

“Los médicos podrán detener la cámara en el esófago, moverla hacia arriba o abajo, voltearla o ajustarla en un ángulo que se requiera” dijo el doctor Frank Volke, quien dirige el proyecto.

“Esto permitirá tomar análisis precisos de la unión entre el esófago y el estómago porque si el esfínter cardiaco no está funcionando adecuadamente, el ácido gástrico se eleva hacia el esófago y causa acidez”, agrega.

 

Preciso

A largo plazo, dicen los investigadores, este trastorno puede incluso causar cáncer del esófago, por eso la importancia de detectarlo a tiempo.

Y con el nuevo sistema, agregan, también se pueden escanear las paredes estomacales.

Hasta ahora no había podido utilizarse la cámara-píldora para detectar trastornos en esta parte del organismo.

Esto se debía a que la cámara viaja desde la boca al esófago en sólo 3 o 4 segundos, produciendo de dos a cuatro imágenes por segundo.

Y una vez que llega al estómago su peso de unos 5 gramos provoca una caída muy rápida hacia la parte posterior del estómago, lo cual impide captar imágenes útiles.

 

Tal como explican los investigadores, el nuevo control consiste de un aparato magnético del tamaño de una barra de chocolate.

El médico puede sostenerlo en la mano durante el examen y moverlo hacia arriba o abajo sobre el cuerpo del paciente, mientras la cámara-píldora sigue con precisión estos movimientos dentro del organismo.

Todo el sistema consiste de la cámara, el transmisor que envía las imágenes al receptor, una batería y varios diodos de luz fría que encienden brevemente un flash cada vez que se toma una imagen.

Y según los investigadores, en las primeras pruebas del sistema lograron demostrar que la cámara puede ser mantenida en el esófago durante casi diez minutos, incluso cuando el paciente está sentado.

Todavía sin embargo hace falta pasar otros ensayos clínicos antes de que éste puede ser utilizado en la clínica.

El proyecto fue realizado conjuntamente con la empresa Given Imaging, el Hospital Israelita en Hamburgo y el Colegio Imperial de Londres.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: