“Habrá menos huracanes”

Los huracanes y las tormentas tropicales serán cada vez menos frecuentes hacia fines de este siglo como consecuencia del cambio climático, según un grupo de científicos de Estados Unidos.

De todos modos, advierten que la información que recopilaron muestra que al mismo tiempo habrá “un incremento moderado” en la intensidad de estos extremos eventos climáticos.

Los resultados de esta investigación aparecen en la publicación especializada Nature Geoscience y discrepan con otros estudios que predicen un mayor número de huracanes en un planeta cuya temperatura va en aumento.

El equipo de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) sostiene que su estudio contradice la noción de que el cambio climático inducido por la actividad humana está causando un incremento en el número de huracanes y tormentas tropicales.

“Se han publicando algunos estudios que sugieren tal situación, pero nuestro modelo no apoya tal criterio”, indicó el jefe del grupo, Tom Knutson. “Por el contrario, vemos una reducción en la frecuencia de los huracanes en el Atlántico”, añadió.

El ojo de la tormenta

De todos modos, el doctor Knutson indicó que el modelo creado a partir de los datos que lograron reunir “simula un aumento en la intensidad de los huracanes así como un aumento en la cantidad de lluvias”.

“Estos cambios en intensidad son bastante modestos en cuanto a su magnitud”, aclaró el especialista en meteorología.

Un estudio anterior de otros científicos del NOAA había mostrado un incremento en un 4% en la intensidad de las tormentas por cada grado centígrado que aumentaba la temperatura en la superficie del océano.

Los expertos señalan que el aumento de esta temperatura (SST, por sus siglas en inglés) por sobre los 26,5ºC es uno de los factores clave en la formación de un huracán.

En las últimas décadas, las superficies de la mayoría de los océanos tropicales experimentaron un aumento de 0,5ºC, algo que el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) considera que es causado por los gases de efecto invernadero.

Nada definitivo

En noviembre de 2006, la comunidad de investigadores sobre los ciclones se reunieron en un taller convocado por la Organización Meteorológica Mundial para considerar el impacto de la actividad humana en la frecuencia e intensidad de estos fenómenos.

En su declaración final, concluyeron en que nada definitivo se podía decir sobre las evidencias tanto a favor como en contra de la existencia de señales antropogénicas detectables en el historial de las tormentas tropicales.

Una de las razones de la incertidumbre se origina en los cambios en los métodos de observación utilizados para registrar los huracanes en el Atlántico, algo que comenzó a hacerse en 1850.

A partir de 1944 comenzaron a utilizarse vuelos de reconocimiento, algo que permitió a los meteorólogos controlar áreas más vastas y no confiar únicamente en los registros aportados por instrumentos en barcos o las tormentas que tocaban tierra.

Desde la década de los 60 se incorporó la tecnología satelital para seguir el movimiento de los huracanes, por lo que se puede decir que sólo se tienen registros confiables de la evolución de estas tormentas desde los últimos 35 años.

Variaciones naturales que afectan la SST (como por ejemplo los fenómenos de El Niño y La Niña) vienen a agregar mayor dificultad a la hora de identificar la influencia del cambio climático producido por la actividad humana en la frecuencia e intensidad de los huracanes.

Modelo mecánico

Isaac Held, colega de Knutson y coautor del estudio, indicó que el modelo utilizado por su equipo tomó una diferente perspectiva, algo que -sostuvo- les ofreció un mayor grado de confianza en los resultados obtenidos.

“Casi toda la literatura, a la fecha, sobre los huracanes y el cambio climático ha usado técnicas estadísticas”, dijo.

“Tenías tiempos de actividad de huracanes y tiempos de temperaturas en la superficie marina, y la gente los relacionaba”.

Debido a que hubo un alto grado de seguridad de que la tendencia de la temperatura de la superficie marina iba a seguir en aumento -el doctor Held explicó- la gente había “tratado de concluir que la actividad de huracanes se incrementaría muy dramáticamente en el futuro”.

“Tratamos de simular los fluidos fundamentales dinámicos y termodinámicos que controlan la génesis de los huracanes en el Atlántico, en un modelo numérico a una resolución muy alta”.

Agregó que su equipo revisó datos de los últimos 25 años del modelo y se encontró con información que tiene correlatos muy cercanos a los que en realidad ocurre.

“Es interesante e importante entender por qué este modelo es capaz de simular un incremento de la actividad de huracanes que hemos visto en las últimas décadas, y sin embargo predice una disminución en el futuro”, señaló Held.

El doctor Knutson finalizó: “El principal punto que queremos enfatizar es que no hay evidencia en este estudio de que estamos viendo grandes incrementos de huracanes en el Atlántico o en la frecuencia de tormentas tropicales provocados por gases de efecto invernadero”.

Anuncios

Etiquetas:

Una respuesta to ““Habrá menos huracanes””

  1. DrizzT Says:

    O.O

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: