El “coqueteo” de las flores

Las flores “hacen señas” a los insectos para atraer su atención, asegura un equipo de científicos.

El hallazgo ayuda a explicar por qué muchas flores ondulan en la brisa y revelan un truco no conocido hasta la fecha para llamar la atención de los polinizadores.

Los especialistas hicieron el descubrimiento al estudiar unas flores silvestres conocidas como silenes del mar, típicas de la costa galesa del Reino Unido.

Las flores que se mecen también atraen una variedad más amplia de especies de insectos que las flores más estáticas.

Durante muchos años, los biólogos han sabido que las flores usan colores llamativos, fragancias, pétalos de elaboradas formas y néctares para atraer a los insectos que las polinizan, como abejas y moscas.

Sin embargo, nadie había considerado seriamente si sus movimientos en el viento representaban señales similares.

Regalo de cumpleaños

“Estaba descansando en la playa mirando a las flores meciéndose en el viento durante el cumpleaños de mi hija y me pregunté por qué tienen tallos y se arriesgan a ser dañadas en un hábitat tan expuesto”, cuenta John Warren de la Universidad de Aberystwth, Gales.

Warren revisó las investigaciones que se habían hecho previamente y halló muy pocas respuestas.

“La única referencia que encontré sobre movimientos para atraer la polinización señaló que era algo que probablemente carecía de importancia porque los insectos no son buenos para detectar el movimiento, algo que es claramente una estupidez”.

Para saber más sobre el tema, el doctor Warren y su colega, Penri James, experimentaron con la especie Silene marítima, que crece en una costa expuesta dentro de un lugar de interés científico, situado en la Bahía Cardigan en el oeste de Gales.

Se dedicaron a observar 300 flores de tallos de variadas longitudes. Llevaron un registro del movimiento de cada flor en el viento, cuántas veces era visitada por insectos y por cuánto tiempo, y cuántas semillas produjo.

Su experimento reveló que las flores de tallos largos y delgados se mueven más en el viento.

Esto actúa como una señal poderosa para los insectos que pasan, permitiendo que la planta atraiga más insectos que las flores de menor movilidad que crecen sobre tallos cortos y gruesos.

“Encontramos que las flores que se mecen con el viento son más visibles a los insectos y, por lo tanto, atraen más polinización y más semillas”, señaló Warren.

Sin embargo, considera Warren que, en última instancia, las flores enfrentan un sacrificio evolucionarlo.

“Las flores de tallos cortos y gruesos no se mueven lo suficiente y son menos atractivas para los polinizadores. Sin embargo, las flores que se mueven mucho no son lo suficientemente firmes para permitir que los insectos aterricen sobre ellas”.

“Sólo las flores que se mueven justo lo necesario son las que tienen éxito en producir semillas”.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: