Buitres asiáticos en peligro

Los buitres asiáticos podrían extinguirse dentro de 10 años a menos que se elimine una droga presente en la carroña de ganado que consumen.

Una investigación llevada a cabo por científicos en India muestra que la población de estos buitres de lomo blanco disminuyó en un 99,9% desde 1992.

Si bien ese país ha prohibido la fabricación del fármaco diclofenac, un anti-inflamatorio usado en el ganado, todavía se vende a los granjeros de ese país, indica el grupo de científicos.

Se ha demostrado que el uso veterinario del diclofenac en países como India ha causado una importante baja en la población de buitres, generando un desastre ecológico.

Esto se debe a que los buitres desarrollan enfermedades en el riñón por la ingesta de animales muertos tratados con el fármaco.

Los hallazgos fueron publicados en el Journal of the Bombay Natural History Society.

“Cuando piensas que el buitre de lomo blanco está disminuyendo alrededor de un 45 – 50% cada año, eso es verdaderamente asombroso”, dijo Andrew Cunningham, del Zoological Society of London (ZSL) y co-autor del estudio.

Prohibición

El equipo de investigadores indios y británicos dicen que esta desaparición sin precedentes es el resultado del envenenamiento de las aves por la ingesta de carroña con restos de diclofenac.

A pesar de que el gobierno de India prohibió la producción de la droga en 2006, Cunningham dijo que la medida ha tenido poco impacto.

“Sólo han prohibido su fabricación para uso veterinario, (pero) la producción para tratamientos médicos no ha sido afectada por esta restricción”, explicó.

Cunningham señaló que, sin embargo, no se ha prohibido el tratamiento de animales con diclofenac, “por lo tanto, la gente usa ahora la versión médica para tratar a los animales, en reemplazo de la versión veterinaria”.

También parece que la droga está siendo importada de otros países y está circulando en el mercado.

Años atrás, se descubrió una droga alternativa llamada meloxicam que no era tóxica para los buitres, pero tenía la desventaja de ser dos veces más cara que diclofenac.

De todos modos, a medida que las farmacéuticas empezaron a producir drogas alternativas, el precio empezó a caer.

“La diferencia de precio no es tanto un problema como pareció serlo dos o tres años atrás”, observó Cunningham.

“Parece ser un proceso dolorosamente lento y, por lejos, demasiado lento como para estar seguros de que los buitres van a sobrevivir”.

Buitres del mundo

Para asegurarse de que exista una población de esta especie amenazada, ecologistas han creado varios centros de cría de buitres en cautiverio, tal vez la única esperanza para varias especies en peligro de extinción.

Esta red, con el patrocinio del instituto británico Darwin Initiative, es coordinada por la Bombay Natural History Society con el apoyo de diversas organizaciones.

Uno de estos centros vio el nacimiento de dos pichones de buitre asiático.

“Parece que están bien”, contó Cunningham.

El investigador también expresó preocupación por la suerte de los buitres en otros lados del mundo.

“Estamos particularmente preocupados por África, porque se empezó a comercializar recientemente el diclofenac como una droga veterinaria”.

Cunningham explicó que los buitres africanos son cercanos a los indios, razón por la cual sabe que son “susceptibles”.

El fármaco se usa también en América del Sur, pero las especies de esa región no corren peligro por haber evolucionado de otra especie de buitres, aclaró.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: