San Francisco se prepara y manifestantes calientan motores ante paso de la antorcha

A menos de 24 horas para que la antorcha olímpica llegue a las calles de San Francisco, las autoridades cruzan los dedos para que no se produzcan disturbios mientras los manifestantes calientan motores para el gran evento. Las imágenes de Londres y París donde la llama olímpica acabó apagada y subida en un autobús han obligado a la alcaldía de la ciudad a mantener abierta la posibilidad de cambios de última hora en el recorrido de la antorcha.

En principio, 80 relevistas portarán la llama en un trayecto de 10 kilómetros por una de las principales arterias de la ciudad y por el conocido como “Muelle del Pescador”, una de sus principales atracciones turísticas.

La policía colocará a agentes que correrán alrededor de los relevistas para protegerlos de los manifestantes que intenten interferir con el desfile y la Administración Federal de Aviación restringirá el espacio aéreo sobre la mayor parte de la ciudad.

La antorcha está ya en San Francisco, donde llegó en medio de un gran despliegue policial esta madrugada, y permanecerá en un lugar “secreto” hasta este miércoles.

Junto a las fuerzas del orden, las autoridades municipales confían en el tradicional espíritu pacifista de la ciudad para evitar disturbios, aunque no han hecho comentarios sobre los miles de manifestantes de otras regiones que se espera acudirán al evento.

David Perry, portavoz del comité municipal encargado de la preparación del paso de la antorcha, afirmó que las autoridades están igual de preocupadas por los derechos los manifestantes como por los de los organizadores de los Juegos de Pekín.

Human Rights Watch instó hoy en un comunicado al alcalde de San Francisco Gavin Newsom que utilice el paso de la antorcha olímpica “para llamar la atención sobre los abusos que se están produciendo en China relacionados con los Juegos de Pekín”.

Por otra parte, la organización Reporteros Sin Fronteras distribuyó otro comunicado en el que insta al presidente estadounidense George Bush a que no asista a la ceremonia de apertura de los Juegos el próximo 8 de agosto.

Un boicot total no es la solución, afirman, pero aseguran a Bush que si “usted anuncia ahora su intención de no estar en Pekín el 8 de agosto, las autoridades chinas no podrán ignorar sus peticiones de libertad para presos políticos y la apertura de un diálogo con Tíbet”.

La Casa Blanca mantiene que el presidente proyecta asistir a la ceremonia de apertura, pero no ha descartado cambios de última hora en su agenda.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: