No es tatuaje, es vacuna

Los tatuajes podrían ser en el futuro algo más que una tendencia cultural o de la moda en el mundo.

Un equipo de científicos en Alemania afirma que este método de hacer pinchazos en la piel podría tener un importante valor médico.

Los especialistas del Centro Alemán de Investigación de Cáncer, en Heidelberg, afirman que los tatuajes podrían ser una forma mucho más efectiva de vacunar a la gente.

Ya que con éstos se puede provocar en el organismo una mejor respuesta inmunológica que con las vacunas intramusculares.

“La vacuna de tatuajes sería además una forma menos costosa de llevar inoculaciones a los países más pobres del mundo” dijo la doctora Ivonne Rubio, una de las autoras del estudio.

La investigación llevada a cabo con ratones, utilizó una proteína del virus de papiloma humano (el VPH que causa cáncer de cuello uterino) para el modelo de la vacuna de tatuaje.

Y compararon su efectividad con la de una inyección intramuscular común.

Mejores resultados

Los resultados mostraron que tres dosis de una vacuna de tatuaje produjeron 16 veces más anticuerpos que tres inyecciones intramusculares.

“Esta vacuna no es intramuscular sino se coloca debajo de la piel utilizando una máquina de tatuaje eléctrica”, explica la doctora Rubio.

“Lo que hace el proceso de tatuado es generar una reacción inflamatoria pequeña que ‘llama’ a células del sistema inmune y hace que la producción de la respuesta inmune sea mucho más rápida y eficiente”, agrega.

El tatuaje también es capaz de cubrir una parte más amplia de la piel que una inyección normal, por lo que los antígenos de la vacuna pueden llegar a más células.

Tal como explica la investigadora “cuando se llevan a cabo los pinchazos del tatuaje las células viajan a ese sitio y reconocen al antígeno extraño que está siendo aplicado”.

“Y posteriormente se desplazan hacia los órganos centrales para activar de inmediato la respuesta inmune”.

Invasivo

Este enfoque de tatuaje quizás no sea del agrado de toda la gente, pues es probable que sea doloroso.

Pero los científicos afirman que están trabajando en el desarrollo de una máquina menos invasiva.

“Actualmente estamos trabajando con una máquina de tatuaje normal -afirma Ivonne Rubio- pero se necesitaría un aparato más especializado”.

“Sería un aparato que logre poner el antígeno con menos pulsaciones o con agujas más delgadas que pudieran penetrar la piel más fácilmente y sin tantos pinchazos”, agrega.

El objetivo, afirman los investigadores, es poder llevar este dispositivo a países en desarrollo donde actualmente es muy difícil hacer llegar, por ejemplo, vacunas congeladas para las inmunizaciones.

“La vacuna además sería menos costosa porque la proteína no se va a producir en un sistema In vitro sino se produce directamente por el mismo organismo que recibe el antígeno”, explica Rubio.

Los científicos esperan poder desarrollar, por ejemplo, una versión de vacuna de tatuaje contra cáncer de cuello uterino.

La versión intramuscular de esta vacuna ya está disponible en los países desarrollados pero hasta ahora sigue siendo muy costosa para el mundo en desarrollo.

“La idea es desarrollar vacunas que sean mucho más económicas, igualmente efectivas y que sean accesibles para la gente de América Latina y África” afirma la investigadora.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: